9.9.14

Yo debería pintar...



24 de junio [1959]

Yo debería pintar. La literatura es tiempo. La pintura es espacio. Y yo odio el tiempo y querría abolirlo. Pero ni la pintura. Hablo de poder expresarme en un arte que fuera como un aullido en lo oscuro, terriblemente breve e intenso como la muerte.



***
Texto: Alejandra Pizarnik. Diarios (Lumen).
Imagen: fotografía de Alejandra Pizarnik tomada del blog Rayuela, el loco.

2.9.14

En el sueño...


En el sueño el rey moría de amor por mí.



***
Texto: fragmento del poema "Extracción de la piedra de locura" del libro homónimo.
Foto: tomada del Tumblr de Rayuela, el loco.

21.8.14

El domingo pasado traté de ahorcarme...


21 de noviembre, domingo [1971]

El domingo pasado traté de ahorcarme. Hoy no dejo de pensar en la muerte por agua. Nada me haría mejor que ver a Renée C.

Un título: El lugar perdido

Las perras palabras.

El miércoles 10 salí del Pirovano en el que estuve cinco meses.



***
Texto: Diarios de Alejandra Pizarnik (Lumen).
Imagen: dibujo de Alejandra Pizarnik del artista José Miguel Rojas.

17.8.14

temo dejar de ser...



temo dejar de ser
la que nunca fui

beber en el silencio
adentro del silencio



***
Texto: Alejandra Pizarnik. Poesía completa (Lumen).
Imagen: "Silencio" del fotógrafo y poeta Kamil Vojnar.

12.8.14

abrazando a tu sombra en un sueño...



abrazando a tu sombra en un sueño
mis huesos se arqueaban como flores



***
Texto: "Aproximaciones (Buenos Aires 1956- 1958)" de Alejandra Pizarnik.
Imagen: "In the box... Horizontal" (1962) de Ruth Bernhard.

2.8.14

He dejado el psicoanálisis...


3 de enero [1959]

He dejado el psicoanálisis. No sé por cuánto tiempo. Estoy muy mal. No sé si neurótica, no me importa. Me siento muy pequeña, muy niña. Y me van abandonando todos. Absolutamente todos. Mi soledad, ahora, está hecha de quimeras amorosas, de alucinaciones... Sueño con una infancia que no tuve, y me reveo feliz ―yo, que jamás lo fui―. Cuando salgo de estos ensueños estoy anulada para la realidad externa y actual. Jamás hubo tanta distancia entre mi sueño y mi acción. No salgo, no llamo a nadie. Cumplo una extraña penitencia. Y me duele funestamente el corazón. Tanta soledad. Tanto deseo. Y la familia rondándome, pesándome con su horrible carga de problemas cotidianos. Pero no los veo. Es como si no existieran. Siento, cuando se me acercan, una aproximación de sombras fastidiosas. En verdad, casi todos los seres me fastidian. Quiero llorar. Lo hago. Lloro porque no hay seres mágicos. Mi ser no tiembla ante ningún nombre ni ninguna mirada. Todo es pobre y sin sentido. No digamos que yo soy culpable de ello. No hablemos de culpables.

He pensado en la locura. He llorado rogando al cielo que me permitan enloquecer. No salir nunca de los ensueños. Ésta es mi imagen del paraíso. Por lo demás, no escribo casi nada.


Hay sin embargo, un anhelo de equilibrio. Un anhelo de hacer algo con mi soledad. Una soledad orgullosa, industriosa y fuerte. Es decir: estudiar, escribir y distraerme. Todo esto sola. Indiferente a todo y a todos.



***
Texto: Alejandra Pizarnik. Diarios (editorial Lumen).
Imagen: "Jillian con una caja de insectos" de Kristen Hatgi.

27.7.14

La enamorada


esta lúgubre manía de vivir
esta recóndita humorada de vivir
te arrastra alejandra no lo niegues

hoy te miraste en el espejo
y te fue triste estabas sola
la luz rugía el aire cantaba
pero tu amado no volvió

enviarás mensajes sonreirás
tremolarás tus manos así volverá
tu amado tan amado

oyes la demente sirena que lo robó
el barco con barbas de espuma
donde murieron las risas
recuerdas el último abrazo
oh nada de angustias
ríe en el pañuelo llora a carcajadas
pero cierra las puertas de tu rostro
para que no digan luego
que aquella mujer fuiste tú

te remuerden los días
te culpan las noches
te duele la vida tanto tanto
desesperada ¿adónde vas?
desesperada ¡nada más!



***
Texto: poema de La última inocencia (1956).
Imagen: arte de Mark Demsteader.