20.11.14

No es posible dejarse vencer y aniquilar por dos fantasmas...


Jueves [1958]

No es posible dejarse vencer y aniquilar por dos fantasmas. Si fueran muchos, en fin... Pero dos fantasmas.

Recordar la paloma blanca que devora a una muchacha. El gourmet que la devora; le corta los pechos, mana sangre, él coloca, en sendos agujeros, dos ramos de violetas. La cabeza cortada canta: "Los hombres no son felices y después mueren".



***
Texto: Alejandra Pizarnik. Diarios (ed. Ana Becciu). Editorial Lumen.
Imagen: "Lo que le agua me dio" (1938), óleo de Frida Kahlo.

7.10.14

El fuego y el semen encienden...



Martes, 4 de diciembre [1961]

[...]

La mano toma el vaso. Lo lleva a la boca. La boca traga agua. Hay bocas que tragan fuego. Otras, aire. Otras --muy pocas a causa de los prejuicios que aún sobrenadan-- semen. El agua apaga. El fuego y el semen encienden. A veces se traga vino: ello apaga y enciende. Pero el ruido de dos autos chocando agudiza el presentimiento de la muerte. Habrá tres o cuatro cadáveres, algunos intestinos en carnicería de exhibición, un dedo allí, otro falo aquí. Lo llaman accidente. También se tose. La sangre es más avara de lo que cree cuando se trata de toser. Tos prolongada por estertores y náuseas. No es un sonido desagradable. Pero es el de un hueso rompiéndose. Más desagradable es el dolor del útero, por ejemplo, a causa del temor a constatar su existencia haciendo uso del dedo índice. El dedo, allí, parece prolongarse, exactamente como un falo. Tocar lo húmedo blanco que duele agudamente no es alentador sino todo lo contrario.Es allí en donde el famoso verso de Esteban Mallarmé y su famoso hélas final cobra su sentido más hondo y oculto. De allí que una mujer sin útero sea, a veces, más feliz que un hombre sin falo. Porque si el falo duele se lo puede vendar como a un dedo y se puede afirmar que un falo vendado no es una desgracia. También son desagradables la comezón y el prurito anal. Lejos de la ninfomanía, la comezón y el prurito anal sugieren insectos al que las padece. Sería necesario poseer más de cien dedos para que el afligido por este mal halle calma y vuelva a sus cabales. Ni un pianista virtuoso surte satisfactoriamente las exigencias de su cuerpo si sólo posee diez dedos --los de los pies no son tenidos en cuenta pues su función consiste en mantener despierto el sentimiento de culpa de su posesor por no lavarlos a menudo--. Y a estos dedos nunca se los lava bastante: aun lo raros especímenes que los cepillan cada día han confesado sentirlos sucios (en el subconsciente).

Por eso hay que beber agua. El agua apaga. Pero no el fuego.

[...]



***
Texto: fragmento tomado de los Diarios de Alejandra Pizarnik (Lumen).
Imagen: tomada de la película Nymph()maniac de Lars von Trier.

27.9.14

Las verdaderas fiestas...


Las verdaderas fiestas tienen lugar en el cuerpo y en los sueños.



***
Texto: fragmento del poema "Extracción de la piedra de locura" del poemario homónimo de 1968.
Imagen: "Liebespaar" de Egon Schiele.

20.9.14

... ven y tómame a la fuerza



"Oh ven, nada ni nadie lo sabrán nunca. Aun cuando yo no lo quiera ven. Aun cuando yo te odio y te abandone, ven y tómame a la fuerza".



***
Texto: Diarios de Alejandra Pizarnik (Lumen).
Imagen: fotografía de Nicola Ranaldi, tomada de Noctambulario ii.

9.9.14

Yo debería pintar...



24 de junio [1959]

Yo debería pintar. La literatura es tiempo. La pintura es espacio. Y yo odio el tiempo y querría abolirlo. Pero ni la pintura. Hablo de poder expresarme en un arte que fuera como un aullido en lo oscuro, terriblemente breve e intenso como la muerte.



***
Texto: Alejandra Pizarnik. Diarios (Lumen).
Imagen: fotografía de Alejandra Pizarnik tomada del blog Rayuela, el loco.

2.9.14

En el sueño...


En el sueño el rey moría de amor por mí.



***
Texto: fragmento del poema "Extracción de la piedra de locura" del libro homónimo.
Foto: tomada del Tumblr de Rayuela, el loco.