24.10.07

Niña entre azucenas


Obscenidad en algunos pequeños instantes del día compartido, no de la noche que es sólo mía. Algo tan modesto como una mano abrió mi ardiente memoria. Un gesto tenue al doblar los dedos cuando cerró la mano en forma de azucena. El execrado color de la azucena subió a mi cerebro con todo el peso fatal de su triste y delicado perfume. Instada por la visión de esta mano recogida por sí misma con dedos como cinco falos, hablé de la doble memoria. Evoqué las azucenas detrás de las cuales una vez me escondí, minúscula salvaje, para comer hormigas y cazar moscas de colores. El gesto de la mano dio una significación procaz a la figurita del memorial, la escondida entre azucenas. Comencé a asfixiarme entre paredes viscosas (y sólo debo escribir desde adentro de estas paredes). Tan ofensiva apareció la imagen de mi niñez que me hubiera retorcido el cuello como a un cisne, yo sola a mi sola. (Y luchas por abrir tu expresión, por librarte de las paredes.)


***
Imagen: fotografía tomada de Miedo y tiempo.
Texto: Prosa completa, Alejandra Pizarnik.

6 comentarios:

melina dijo...

si cuando somos grandes no tuviéramos que convivir con el mundo que nos crearon de chicos.

podemos reinventar la psicología para sobrevivir.
eso espero.

un abrazo!!!

peyote dijo...

que el mundo acoge, la letra y sus mundos, luego se reproduce con las seguidas y penumbrosas angustias de crecer, dejando risas y latidos puros.


saludos.

©Claudia Isabel dijo...

Siento una profunda admiración por Alejandra. También escribo.
ME gusta recordarla y a menudo releo su obra.
Saludos desde Buenos aires, cada día más hermosa.

Anónimo dijo...

buenas! Pizarnik, es una de mis escritoras favoritas....así q puse en buscar blogs, pizarnik.....y el tuyo tiene el honor de ser el único..obviamente me interesó mucho chusmearlo...saludos!lau

...pero a mi noche no la mata ningún sol..A.P.

beckerfede dijo...

Hola soy fede de extremisimo.com visite tu blog y me gusto, queria saber si queres hacer un intercambio de links si te interesa... un abrazo...

Pipis dijo...

Gracias por un blog dedicado a la gran Alejandra. A mi me inspira mucho su obra y es mi preferida.
Acabo de abrir mi blog porque quiero compartir lo que escribo y a la vez encontrar gente con gustos similares. No tengo mucho para ofrecer desde allí, todavía, más que lo que me sucede muy adentro.
Un saludo desde Bs As.