12.8.10

5 de octubre de 1963: Espera del milagro...

Espera del milagro. Igualmente de niña, cuando caminaba dichosa, segura de que me seguía una presencia protectora, divina. Cuántas veces le ofrecí la ocasión de manifestarse... Me detenía con los ojos cerrados: "Va a suceder, háblame, está por suceder, háblame...".

Y ahora. Llueve y lo espero y tal vez no venga y lo amo.



Nota (imagen): Tomada de Echomolise. La niña no es Alejandra Pizarnik.
Nota (texto): Diarios. Alejandra Pizarnik.

13 comentarios:

Victoria dijo...

Hacer un comentario intentando apreciar el simbolismo de lo dicho me es prácticamente imposible al desconocer profundamente este tipo de interpretación. Pero puedo comentar prendiéndome, sencillamente, de lo que siento al leer esto, pudiendo decir que siento esto como una traducción literal de una sensación que no sólo le fue propia a Pizarnik sino a muchos otros, incluyéndome. Su capacidad de decir tanto en tan poco me sorprende, por eso me gusta tanto y me encanta con expresiones literales tan llenas de significado. No se necesita un diccionario para entender lo escrito, sino una capacidad de sentimiento y comprensión de la idea abstracta...

Elba dijo...

Alejandra, Alejandra. No existían entonces, ni existen ahora, los milagros. Solo están la soledad, la lluvia, los caminos...

Euge dijo...

me encanta visitar este blog, muchísimo.

Quería decirlo

nada más

Doamna care plânge dijo...

Me encanta el blog :)

Doamna care plânge dijo...

:) Bello

victoria claro dijo...

No puedo hacer otra cosa que amar cada una de sus palabras. Ella es la maga, la hacedora palabra por palabra. AP, magnífica!!

Gustavo Figueroa V. dijo...

Alejandra:

Me gusta este pequeño texto que has extraido de tus diarios y queda en él reflejado la dulzura, el candor de la inocencia, la necesidad del contacto con alguien o con algo, incluso, un milagro...ese elemento necesario que nos ponga en contacto con la posibilidad de la comunicación y descubrir, después y por siempre, que a los milagros habrá que seguir esperandolos.
Bello texto y me ha dado mucho gusto llegar a tu blog.
Un abrazo.

claudia dijo...

Alejandra en tu jaula que vuela ...debajo de esa presencia que esperabas que se manifestase, sólo estabas tú alejandra. INCOMPARABLE Y BELLA LA ESCRITURA DE ALEJANDRA PIZARNIK. SALUSOS Y GRACIAS

claudia dijo...

debajo de las presencias protectoras que esperabas que se manifestasen, sólo estaba tu "yo" alejandra. bellísimo

victoria claro dijo...

Sí, los milagros existen y son "palpables". Están en esas niñas que moran en nosotras, las que poetizó Alejandra. Están en las manitos unidas de la niña de la foto, quien juega y dice: "Va a suceder, háblame, está por suceder, háblame..." Alejandra desde este lado de la vida (o desde el otro) llega a nuestra tierra profunda del deseo.

Fran dijo...

Estoy descubriendo desde hace poco a Pizarnik y ahora me topo con este blog. Son coincidencias que hacen que valga la pena esta tarde

claudia dijo...

QUIÉN ESTABA DETRÁS DE ALEJANDRA COMO PRESENCIA PROTECTORA...ESO QUE HABITABA BAJO SU NOMBRE PROPIO? BELLÍSIMO Y TRISTE. SALUDOS

joaquin ramirez jimenez dijo...

http://rostrososcuros.blogspot.com