22.1.12

Duración

 

De aquí partió en la negra noche
y su cuerpo hubo de morar en este cuarto
en donde sollozos, pasos peligrosos
de quien no viene, pero hay su presencia
amarrada a este lecho en donde sollozos
porque un rostro llama,
engarzado en lo oscuro,
piedra preciosa.


***
Imagen: fotografías de Christian Coigny.
Texto: Los trabajos y las noches (1965).

1 comentario:

claudia dijo...

siempre hay un rostro engarzado en la oscuridad, desde donde el poema llama.