26.12.12

La única herida


¿Qué bestia caída de pasmo
se arrastra por mi sangre
y quiere salvarse?

He aquí lo difícil:
caminar por las calles
y señalar el cielo o la tierra.


***
Texto: Las aventuras perdidas (1958).
Imagen: Teseo luchando contra el Minotauro (1826), por Étienne-Jules Ramey, en el Jardín de las Tullerías, Francia.

1 comentario:

J.Gomis López dijo...

Acabo de descubrir este blog y me ha maravillado encontrarlo. Llevo unos meses sumergido (y casi obsesionado) con Alejandra y creo que al final tendré (por necesidad, por puro amor) que escribirle y dedicarle un poema (o infinitos).

Gracias por este blog y por darle voz a la genial Alejandra...