26.6.14

Veo a una psicoanalista...


1961

... Veo a una psicoanalista: M. S., que trata de enseñarme (con escaso provecho) a relajarme. Esto último me ha llevado a pensar en mi psicoanálisis, en la posibilidad, o imposibilidad,de que un ser ayuda a otro. Yo creo que hay algo muy complejo y difícil y terrible en la gente como yo: los que quieren curarse y demandan ayuda: Ayúdame pues no quiero que me ayuden*. Actualmente todo me es difícil e inextricable. Siento que me transportaron de la selva a la ciudad. De los dioses implacables (pero dioses al fin pues yo los hacía) a los hombres, los prójimos, los de aquí. Resultado: ni sueño ni realidad.


* Esta frase se reencuentra textualmente en el poema "Figuras y silencios", de Extracción de la piedra de locura:

             Manos crispadas me confinan al exilio.
             Ayúdame a no pedir ayuda.
             Me quieren anochecer, me van a morir.
             Ayúdame a no pedir ayuda.


...
Texto: tomado de una carta escrita en París y fechada en 1961. Libro: Alejandra Pizarnik correspondencia de Ivonne Bordelois (Seix Barral).
Imagen: "Mujer saliendo del psicoanalista" de Remedios Varo.

1 comentario:

lo incontenible dijo...

Exilio sumamente exquisito,
Alejandra me has enseñado
una diosa de ti misma
de mi misma ...