30.4.10

Carta a Elizabeth Azcona Cranwell


Para Elizabeth que sabe que las aventuras perdidas son:

Una niña en busca de su nombre secreto
Una muchacha corriendo detrás del amor
                                                                       o, tal vez,
una mano blanca que toca el cielo —ya está llegando—
si no fuera por una palabras que lo impide. Por eso tú pierdes las aventuras. Por eso yo las he perdido. Hemos perdido sin haber empezado. Es que no hay comienzo. Ni fin. Sólo hay palabra, la única palabra, la gran impedidora, la que nos encadena en una sed sin desenlace. No obstante, la única palabra por la que vale el vivir. Y ahora, elizabeth,
   PROHIBIDO OLVIDARSE
  de
  alejandra
  25 de agosto de 1958*

*En el mismo número, donde también aparece una evocación de Pizarnik del poeta Rodolfo Alonso, se incluye un dibujo de Alejandra con la siguiente inscripción:
            “Ne me quitte pas. Regarde moi avec mes yeux qui te regardent tour et nuit”.
Es decir: “No me abandones (éste es el título de una célebre canción de Jacques Brel). Mírame con mis ojos que te guardan día y noche”.
            Aparte del hermoso juego de palabras que asocia en francés a “regarder” con “garder” (mirar-guardar dos veces), este texto recuerda el del poema “En tu aniversario”, de Los trabajos y las noches:
                                               “… Recibe este amor que te pido
                                               Recibe lo que hay en mí que eres tú.”

Nota (imagen): Foto tomada del libro Alejandra Pizarnik. Una biografía de Cristina Piña.
Nota (texto): Correspondencia de Alejandra Pizarnik de Ivonne Bordelois. 

6 comentarios:

Elba dijo...

¡Qué hermosa manera de amar la de Alejandra! ¡Tan definitiva e incondicional! Sus desgarrados versos de "En tu aniversario" nos lo dicen a gritos.

La canción de Brel, una belleza. Traspasa las barreras del idioma y concuerda admirablemente con el poema de Ale.

Solamente tú podrías regalarnos con esto. ¡GRACIAS POR DARNOS TANTO, MAGA!.

Máximo Lameiro dijo...

Me parece excelente el blog en general, y particularmente de la última entrada me llevo esto:

"Es que no hay comienzo. Ni fin. Sólo hay palabra, la única palabra, la gran impedidora, la que nos encadena en una sed sin desenlace. No obstante, la única palabra por la que vale el vivir"

Que me parece una suerte de pequeño manifiesto poético de la obra de Alejandra.

Gracias
Máximo
http://legba-hermes.blogspot.com/

la maga dijo...

Gracias por sus comentarios. Hermosísima canción la de Brel; lo amo.

transitoria dijo...

Me gusta encantarme y enamorarme... Muy hermoso el blog. Leerlo es un placer, gracias Maga.
Tanta intensidad contenida en las palabras... me inunda

Anónimo dijo...

Very Interesting!
Thank You!

Anónimo dijo...

Buen comienzo